0
Shares
Pinterest Google+

El delantero uruguayo del Barcelona no sólo vale por sus goles, sino también por la capacidad que tiene dentro de la cancha para anular a sus rivales por la fuerza. Para algunos un tramposo de primera, para otros la demostración perfecta de que el fútbol no sólo se juega con los pies.

test_comment