0
Shares
Pinterest Google+

En la final de la Super Copa de España que ganó el Barcelona al Sevilla por 3 goles a cero, el portero chileno Claudio Bravo fue uno de los más aplaudidos por la afición que sabe que puede ser el último partido del arquero con la camiseta del Barcelona antes que parta al Manchester City,como asegura la prensa deportiva.

Bravo tuvo la oportunidad de lucirse cuando el árbitro cobró un penal en contra del Barcelona. El momento causó gran expectación en la banca. De hecho, Jordi Alba le apostó 20 euros a Gerard Piqué de que Bravo atajaba y finalmente ganó.

Previous post

10 celebridades que se aburrieron de la fama

Next post

El desconocido canal de YouTube de Matthew McConaughey

No Comment

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *